20 marzo 2013

POTENCIA TU SENSUALIDAD

La sensualidad forma parte de la sexualidad, van ligadas y juntas pueden potenciar mucho más el placer. Cuando se deja de lado la sensualidad se cierran puertas a la imaginación, a la innovación, la creatividad... factores muy importantes para el saludable y adecuado funcionamiento sexual.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el sexo está en la mente, en la cabeza, no es puramente genital y la sensualidad ayuda a desarrollar y abrir esa parte más mental, para aprender a disfrutar plenamente de las relaciones sexuales y aumentar el deseo

El grado de sensualidad en cada persona es diferente, algunos puede parecer que la poseen de forma innata, pero es algo que se aprende y por lo tanto, es susceptible de poderse mejorar. Si piensas que no eres una persona precisamente sensual, no tienes excusa, ponte manos a la obra y empieza a practicar. Valora las consecuencias positivas de la sensualidad: despierta la atención, el interés y la reacción en la otra persona, factores prioritarios para mantener una mejor y placentera vida sexual. Si quieres mantener viva la llama de la pasión, sentirte deseado y desear a la otra persona, aprender a potenciar vuestra sensualidad.




Lo primero a tener en cuenta para desarrollar la sensualidad es saber educar los sentidos. La sensualidad engloba los cinco sentidos, por lo que es necesario aprender a prestarles atención, a descubrir que estímulos provocan más reacción en ti. La cuestión suele ser que durante las relaciones sexuales nos centramos sobre todo en las zonas erógenas, en los genitales y se pierden muchísimos elementos del entorno que pueden aumentar la excitación. El olor natural de la otra persona, un perfume, un susurro, los gemidos, ver el deseo en los ojos del otro, el sabor de los besos, una caricia en el lugar más insospechado, ... son factores que ayudan a ampliar los elementos de excitación.

Descubre a través de qué sentido sueles excitarte más (en general, en los hombres suele ser la vista y en las mujeres el oído) y empieza a prestar atención a los demás. No te limites al más desarrollado en ti.

Para seguir potenciando tu sensualidad, alimenta pensamientos a nivel sensual, pensamientos positivos, de atracción y provocación, creará en ti una actitud más abierta y dispuesta que transmitirás a la otra persona.

Por último, otro aspecto a tener en cuenta es el lenguaje verbal y no verbal. El lenguaje verbal engloba todo lo relacionado con la palabra, cuida tu forma de hablar, vocaliza, habla de forma relajada y busca las palabras adecuadas para transmitir lo que quieres. El lenguaje no verbal se refiere a aspectos tales como el tono de voz, la postura, los gestos, la mirada, ... se puede comunicar con todo el cuerpo sin decir una palabra. Ensaya delante de un espejo, pierde la vergüenza y cultiva tu parte más sensual, no te arrepentirás.

La sensualidad insinúa, da alas a la imaginación, provoca, potencia el deseo y el placer. Descubre tu parte más sensual y compártela con tu pareja, descubriros mutuamente y abrir nuevas ventanas en vuestra vida sexual.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos un poquito de ti!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...