08 octubre 2013

SUPERAR EL MIEDO A EMPEZAR UNA NUEVA RELACIÓN

Empezar una nueva relación es un camino lleno de aventuras, conocimiento individual y compartido. Después de un desengaño amoroso y el sufrimiento emocional que conlleva, pueden surgir miedos e inseguridades a la hora de empezar una nueva relación.



La única manera de superar cualquier miedo es enfrentarse a él de cara. Si no te atreves a empezar una relación por miedo a sufrir de nuevo, es difícil que des el paso... ni siquiera de intentarlo. Hazte una pregunta: Si empiezas una relación, ¿sólo va a ser sufrimiento? 

Cuando se empieza una relación es porque existen sentimientos positivos entre las dos personas, ganas de seguir conociéndose, compartir nuevas experiencias,... Elementos todos ellos positivos. De momento, ya con esto, merece la pena intentarlo. Es cierto, que al comienzo de una relación destaca más lo positivo, y posteriormente, surgirán conflictos... inevitablemente. La relación perfecta y de cuento de hadas no existe.

Si te centras solo en las consecuencias negativas que te puede traer empezar una nueva relación no podrás ver las vivencias y emociones positivas que también conlleva. Muchas veces, no somos conscientes del aprendizaje de experiencias anteriores, a pesar de haber sufrido. Este aprendizaje te llevará a saber más exactamente lo que buscas en otra persona, lo que quieres y lo que no quieres. Serás más selectivo y no permitirás que se repitan errores anteriores... o por lo menos, no de la misma manera.

Esa es la gran ventaja con la que se cuenta: La experiencia, saber lo que no quieres que se repita. Las vivencias que tienes ya sean buenas o malas, son las que te van guiando en tu crecimiento personal. Con ellas vas adquiriendo habilidades con las que poder solventar los problemas y dificultades con los que puedas encontrarte. Es decir, cuentas con fortalezas con las que en otras relaciones fallidas no contabas.

Como no podemos ser adivinos ni saber lo que puede ocurrir al empezar una relación, no queda otra que asumir el riesgo de intentarlo. Si no sale bien, por lo menos lo habrás intentado y te das la oportunidad de enfrentarte a tus propios miedos aparte de permitirte ser feliz.

En una relación de pareja no se puede pretender que sea todo perfecto y maravilloso, hay que ser realistas y saber que los conflictos surgirán. Lo importante es confiar en las capacidades de uno mismo y en las de la pareja para llegar a una solución. Crear una pareja es formar un equipo en el que la ayuda, apoyo y crecimiento mutuo sea constante.

Cuando se decide empezar una relación y apostar por ella, siempre será para sumar, nunca para restar. Si llega un momento en el que la relación empieza a restar, no compensará y habrá que decidir si seguir adelante o poner fin... La decisión estará en tus manos, eres parte activa y responsable de tu vida.


1 comentario :

Gracias por dejarnos un poquito de ti!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...