15 enero 2014

ESA MARAVILLOSA ZONA DE CONFORT

Qué a gustito estás en tu burbuja, ¿verdad? Esa zona de confort segura, donde conoces cada lugar con los ojos cerrados y donde solo tienes que dejarte llevar...  Lo tienes todo más o menos bajo control y los imprevistos que puedan surgir sabes cómo manejarlos. Tu plan de acción es automático y tu respuesta va siempre en la misma línea: No hacer nada diferente.



A pesar de estar en esta "burbuja segura", existen momentos de malestar e inquietud que te llevan a autoengaños, pensando que haces algo nuevo y buscas salidas distintas a las conocidas. Si tomas un poco de distancia y observas la situación de manera más objetiva, te darás cuenta que esos intentos no te llevan a sentirte mejor. Cuando eso ocurre, es porque no has salido de tu zona de confort.

Atrévete a abrir puertas y ventanas en esa maravillosa burbuja, deja que entre aire renovado y tu zona de confort sea más amplia y puedas crecer personalmente. De esta forma, adquirirás nuevas habilidades y te sentirás más satisfecho. Los resultados de tu forma de actuar serán diferentes, con la consecuencia de tener emociones más placenteras. ¿No crees que merece la pena intentarlo? 

Es verdad que requiere un esfuerzo, que puedes obtener un resultado fallido pero por lo menos, rompes tu dinámica de siempre. Te movilizas, actúas, pruebas alternativas distintas... y es más probable que los resultados también sean diferentes.

Salir de tu zona de confort te hará sentirte incómodo porque no sabes cuál será el resultado, estás creando algo nuevo y desconocido para ti. Estás rompiendo con lo conocido, con lo que te da seguridad y confianza, pero a la vez te ahoga y te encierra más. 

Ahí se encuentra el autoengaño: Salir de esa zona de confort implicaría abandonar ese control, esa seguridad y "tranquilidad" que te aporta, asumir riesgos que te puedan llevar a no sentirte tan bien como esperabas. Lo que es más difícil de ver, es precisamente todo lo positivo que obtienes, pues el hecho de probar ya es tener la oportunidad de encontrarte mejor y encontrar lo que buscabas. 

Si siempre actúas de la misma manera, dentro de unos límites conocidos y sin aportar novedad a tu vida, cada vez te sentirás más ahogado, más encarcelado, con menos posibilidad de crecer.

Tanto en el área de pareja como en la sexual, es necesario la creatividad y la imaginación para conseguir mantenerlas vivas y fortalecerlas. Sin salir de la zona de confort, difícilmente se puede conseguir este objetivo.

¿Estás dispuesto a salir de tu zona de confort? Te aseguro que merecerá la pena.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos un poquito de ti!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...