22 mayo 2014

DUDAS SOBRE EL FUNCIONAMIENTO DE LA RELACIÓN

A lo largo de una relación de pareja pueden surgir dudas sobre si la relación va por buen camino, si aporta lo que se quiere, si es la persona adecuada, ... una serie de cuestiones que lleva a plantearse si es acertado continuar o no con esa persona.



La aparición de estas dudas es normal en algún momento de la relación, o incluso en varios, dependiendo de determinadas etapas o circunstancias por las que puede estar pasando la relación de pareja. Preguntarse por la relación o la persona que está a nuestro lado, es una forma de implicarse en la relación, ser parte activa ... El funcionamiento adecuado de la pareja implica preocuparse por la relación, alimentarla de manera constante para no caer en la rutina y el desgaste. La diferencia está en si las dudas son pasajeras o más duraderas en el tiempo.

La implicación sana en la relación se traduce en buscar alternativas para mantener viva la ilusión, para fortalecer los cimientos a partir de los cuales se ha levantado la pareja y encontrar soluciones a los conflictos y dificultades que surjan. Demostrar amor, afecto, comprensión y apoyo a la otra persona. Tener un objetivo común y ganas de seguir creciendo juntos.

La preocupación (no ocupación) contínua, las dudas, inseguridades, miedos por la relación y/o la pareja, llevan a un desgaste de energía y a potenciar lo menos positivo. En este caso, no se buscan soluciones, tan solo se centra la atención en el problema y en lo negativo. De esta manera, es fácil entrar en una dinámica de desilusión y apatía que llevará a no ver futuro en la relación.

Cuando las dudas son duraderas y la atención se centra más en lo negativo, existe algo que "rechina" en la relación de pareja. Uno de los dos o ambos, no están a gusto. Falta o sobra algo. La relación no está equilibrada. No suma. No se crece. Existe un estancamiento, no hay avance. Si es así, es el momento de replantearse la situación de pareja.

Es fundamental saber qué se quiere en la relación, qué se está dispuesto a dar, lo que realmente se puede cambiar y lo que no, y si se está dispuesto a aceptarlo o no. Enfréntate a la situación y sé realista: ¿Esta relación me hace feliz? ¿Es cómo yo quiero y entiendo una relación? ¿Puedo hacer algo para mejorarlo?

Recuerda que el funcionamiento adecuado de la relación de pareja es responsabilidad de ambos. Los dos tienen que aportar e implicarse. Dejarse llevar por la rutina, por lo que se está acostumbrado no es implicación: Tu felicidad la dejas en manos de otra persona, de la situación, de la vida... Y sólo tú eres responsable de tu felicidad.

¿Tu relación de pareja está sumando? ¿Fluye? 


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos un poquito de ti!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...